LA CARMÉNÈRE

Definitivamente Chile es un país de diversidad y contrastes, hoy hacemos un homenaje a la cepa Carménère, una de las variedades más representativas y con mayor carácter que nos permite brillar con colores púrpuras en todo el mundo..

SU HISTORIA

La variedad Carménère es originaria del viñedo de Medoc – Francia, también conocida como Grande Vidure, Carmenelle y Cabernet Gernischt en China. 

En 1994 el ampelógrafo francés Jean Michel Boursiquot descubrió confundida entre parras de Merlot, (genéticamente mayor con Cabernet Franc) una variedad hasta entonces desconocida en Chile y que se creía extinta en el mundo entero: la cepa Carménère. 

Genera vinos de intenso color, suave y levemente dulzona y con madurez puede entregar notas a pimentón rojo. Era y es magnífica para ensamblajes. 

El experto vitivinícola que inició la identificación de las plantas de Carménère en viña Carmen, las que existían además en muchos otros viñedos chilenos, no pudo evitar referirse al fenómeno que determinó la aparente extinción del cepaje: La temible y devastadora enfermedad llamada Filoxera (aun no existestente en Chile) la hizo desaparecer de los viñedos europeos a mediados del Siglo XIX. Este insecto que devora las raíces de las parras terminó con el reinado de este cepaje bordalés, del Medoc. 

Carménère fue la reina de las cepas de Burdeos pero con el gran defecto de ser muy sensible al ataque de diferentes plagas, como ocurrió alrededor del año 1860, en esa época se produjo el gran desastre de la Filoxera especialmente en Europa, donde arrasó con los viñedos de las zonas más importantes del vino. La que más sufrió fue esta cepa, que desapareció de las plantaciones y fue definitivamente olvidada hasta que fue redescubierta en Chile, país que tiene su exclusividad, por lo menos en el nivel de calidad premium, por lo que hay unas pocas hectáreas en Francia y en Italia, sin llegar a ser importantes su producción ni su calida.

El libro completo sobre Carménère de parte del profesor de la universidad Católica de Chile.

Autor: Philippo Pszczólkoski

DESCARGAR EL LIBRO PDF

ELEMENTOS AMPELOGRÁFICOS DEL CARMÉNÈRE

En primavera, sus hojas jóvenes son brillantes, acampanadas y con un característico color anaranjado. Durante la floración los estambres se presentan apretados. En verano las hojas adultas son brillantes, orbiculares, con cinco lóbulos y un seno peciolar con bordes ligeramente sobrepuestos. En otoño, el limbo toma una pigmentación antociánica que le confiere un característico color rojizo. En la época de madurez, sus racimos son de tamaño pequeño, relativamente suelto. Las bayas son esféricas, de color negro azulado y sabor herbáceo, incluso piracínico.

SENSIBILIDAD A ENFERMEDADES Y PLAGAS

Carménère no presenta una sensibilidad particular frente a Uncinula necator (Oidio) o Botrytis cinerea, por el contrario, su sensibilidad es alta respecto a ácaros, tales como la falsa arañita roja de la vid (Brevipalpus chilensis) o la erinosis (Colomerus vitis). Por otra parte, presenta una extrema sensibilidad a plagas del suelo, tales como margarodes (Margarodes vitis) o nematodos (Meloidogyne sp.), declinando su vigor rápidamente (dos a tres años) para luego deshidratarse y morir. A partir de estas observaciones se puede inferir una particular sensibilidad a filoxera, la cual habría contribuido a su rápida declinación en Francia.

NOTAS DE CATA

Color: Color púrpura intenso, profundo (Color Carmín) y brillante.

Naríz: Aromas a especias especialmente Pimienta Negra y Pimentón maduro (dependiendo de la zona) toques herbáceos – terrosos.

Boca: Cuerpo medio, taninos dulces y elegantes, notas de chocolate amargo que combina con berries y blueberrie.

Maridaje: Platos de sabores exuberantes a especias, hierbas frescas y toques de picante. Todo tipo de carnes a la parrilla con adobos especiados o agridulces. Platos sabrosos a base de granos, legumbres o masas que tengan cuerpo y textura (quiche, risotto, pizza) con o sin queso. Para una gastronomía chilena ideal para Humitas, Pastel de Choclo y porotos granados.